La infoxicación, uno de los principales problemas de nuestro mundo digital actual

26 enero 2012

La infoxicación, o intoxicación informativa del mundo actual, es uno de los asuntos que se abordan en el informe “La Sociedad de la Información en España 2011”, presentado el miércoles 25 de enero por Fundación Telefónica y en el que se reflejan claramente algunos de los más importantes cambios producidos en el turbulento año 2011 que hemos dejado atrás.

Uno de los principales problemas del mundo digital e hiperconectado que vivimos actualmente es la infoxicación, es decir, la intoxicación informativa. Bernardo Hernández, directivo de Google, comentaba en el II Congreso de Mentes Brillantes en Madrid, que “generamos cada dos días tanta información como hasta el año 2003”. Esa increíble cantidad de datos hace muy difícil y a veces imposible tomar decisiones, siendo a menudo tan perjudicial como para llegar a bloquearnos por el exceso de información y datos a nuestro alcance. En estos momentos, cuando los árboles no nos dejan ver el bosque, se hace vital contar con información procesada, bien estructurada, con fuentes de referencia que nos permitan soportar los análisis y poder valorar la calidad de los datos para tomar decisiones de una manera coherente y sólida.

Precisamente a esto mismo se ha dedicado Fundación Telefónica por diversas vías desde su creación, una de ellas el anual y esperado “Informe de la Sociedad de la Información en España”, del que se presentaba el miércoles 25 de Enero en el Distrito C (la conocida como “ciudad de las comunicaciones”, creada por la propia  Telefónica) su edición número 12 relativa al recién terminado año 2011.

El informe presentado refleja claramente algunos de los más importantes cambios producidos en este turbulento año 2011 que hemos dejado atrás. Muestra también la velocidad que las TIC imprimen a nuestras vidas, y por ende la dificultad para desarrollar estrategias y tomar decisiones en base a tendencias, cuando en apenas 12 meses tenemos tantos cambios importantes a nivel de negocio, usos y costumbres o tecnología. A su vez el Informe deja clara la importancia de mantenerse al día, del aprendizaje continuo de manera permanente.

Entre los cambios más relevantes encontramos, nada más empezar el Informe, que el consumo de ocio ya no ha sido un elemento tractor, habiendo dejado paso a las actividades culturales y productivas. O el importante y consistente crecimiento del comercio electrónico, con una tasa de más del 25%, que en las cifras de miles de millones de euros en que nos movemos tiene un impacto nada despreciable.

Estos y otros factores del Informe nos permiten confirmar con claridad que, en un entorno de caída de la actividad económica y desempleo generalizado como el que vivimos, una de las vías para la recuperación y la competitividad diferencial va a estar en el mundo digital. Si hay algún camino para la reconversión y para adoptar un nuevo modelo económico, este es uno de los marcos de trabajo prioritario.

Quizá pueda parecer que nuestro posicionamiento como país no es el apropiado, o que estamos bastante por detrás de otros países, por lo que va a ser más complicado todavía. Es una conclusión lógica a la que se podría llegar sí nos fijamos solamente en áreas como la penetración de tecnología, o el consumo vía comercio electrónico, donde mercados como Alemania o el Reino Unido tienen cifras abrumadoramente superiores.

Sin embargo comprobamos en el Informe cómo el uso de dispositivos móviles en nuestro país no sólo ha crecido, sino que somos destacados usuarios e innovadores en la utilización y aplicación de Redes y Medios Sociales o servicios en Movilidad. De hecho las cifras nos posicionan como líderes en muchos aspectos a nivel Europeo. Por lo tanto creo que tenemos en nuestro país el sustrato, y el “momentum”, para poder posicionarnos como referentes a nivel mundial (seamos ambiciosos por una vez) o al menos a nivel del mundo de habla hispana (que son ya casi el 25% de los habitantes de USA, con lo que seguimos siendo ambiciosos) en dos áreas de vital relevancia para los próximos años. ¿Anywhere, Anyhow, Anywhen? Movilidad. ¿Recomendaciones, transparencia, involucración ciudadana, crecimiento exponencial? Redes Sociales. Estamos cada vez más conectados, y siendo esto condición necesaria no es suficiente si no hacemos después un uso regular e intensivo de la tecnología en nuestro día a día, con el objetivo de aplicarla a ser más eficientes y más eficaces.

Pero parece que también vamos bien por ese camino. Por ejemplo, la movilidad ha superado un punto de inflexión en 2011. En gran medida por Apple, pero también por el avance en otros aspectos, ha disfrutado de un crecimiento salvaje comparado con la situación económica (74%, con un 300% en el caso de Apple), que ha provocado que los dispositivos móviles superen a los PCs en 2011.

El impacto que más me interesa es cómo este efecto puede ayudar a reducir la importante brecha digital que sufrimos. Por un lado, más del 20% de la población en España tiene más de 60 años, lo que condiciona mucho nuestras estadísticas y nuestro potencial. Y lo digo desde la perspectiva de no aprovechar el potencial y experiencia de una generación valiosa, exigente, trabajadora y que ha vivido en constante cambio como pocas.

Por otro lado, al igual que la Wii permitió crear un mercado nuevo, y facilitar que gente que antes no jugaba ahora lo hiciese, los nuevos dispositivos están favoreciendo el mismo efecto. Mi hija lleva desde los 3 años utilizando mi iPad más y, tengo que reconocerlo o mi mujer me sacará los colores en los comentarios, mejor que yo. Hay más aplicaciones utilizadas por ella en el dispositivo que las instaladas por mi; y no sólo lúdicas, sino también para su aprendizaje. Y el lenguaje natural (aplicaciones que se activan por voz) o la facilidad de uso de los dispositivos táctiles, pueden facilitar con mucho este positivo y necesario efecto.

Así que si este efecto ayuda a facilitar una mayor involucración en todos los niveles demográficos, el siguiente e importante cambio del que habla el Informe, puede ser aun más importante todavía con el tiempo. Porque, así como la revista “Time” consideraba en los últimos años como “Person of the Year” a “You” (tú mismo) y al “protester” (los indignados a nivel mundial), en clara alusión a la participación ciudadana motivada por el acceso a las nuevas tecnologías y el potencial aportado por las redes sociales, la Fundación no ha querido olvidarse de este hecho y de este “perfil”. Eso sí, manteniendo acertadamente y con buen juicio su independencia y su papel de observador, lo denomina “comunicador digital permanente”.

Un perfil sociodemográfico a tener en cuenta, ya que más del 9% de la población está conectada permanentemente. Es la Generación M, la generación de los nativos digitales, que utiliza medios de manera concurrente y con objetivos muy distintos. De hecho el informe nos provee de datos sobre el consumo de contenidos vía televisión, móviles o Internet, de manera simultánea. Este perfil está muy activo en redes sociales, y cada vez usa menos, o nada, la telefonía fija o los SMS.

Esta intensa actividad ha estado de hecho cada vez menos relacionada con el ocio y/o su consumo, y más con la productividad o la formación, como comentábamos al principio. De hecho han tenido un impacto importante durante el año, tanto en actividades de periodismo ciudadano, como a nivel empresarial y de mejora de procesos (caso de “un tuit contra el tábaco y el calor” con Alsa; o “queremos un Mercadona en Malasaña”). O incluso el crecimiento del comercio electrónico, que también ha venido potenciado por los clubes de compras (BuyVIP, Privalia) o empresas como Groupon, donde el impacto de la involucración de los clientes en el procesos  el uso intensivo de información es parte muy importante del éxito.

Relativo a la productividad el Informe habla de diversos casos, pero sobre todo me parece muy valioso el análisis del potencial en la administración pública; tanto de mejoras en eficiencia como ahorros posibles. Relacionado con lo anterior, una ciudadanía más activa necesita una administración más conectada, y además sería beneficioso para todos. Las cifras del gráfico siguiente hablan por si solas.

Otro aspecto que me ha interesado mucho del artículo ha sido la formación. Ya hemos repetido que el uso de Internet y las tecnologías cada vez está menos enfocado al ocio y más a la productividad y la formación. Y es que la formación es la clave, vital y absoluta, para esa transformación, tanto de nuestra economía como de nuestro potencial humano. Es la clave para competir en un mercado de cientos de millones de hispanohablantes (como mínimo) en lugar de en un mercado local de unos pocos millones (compradores online recurrentes en España no llegan a los 10 millones ni de lejos). Es la clave para internacionalizar empresas y servicios. Y es un sector que ahora mismo está en plena ebullición y crecimiento, como suele pasar por su condición de anti-cíclico, y que tiene su reflejo en Internet.

Sin embargo necesitamos ahora mismo un mayor enfoque, y estrategias claras al respecto, sobre todo desde el Ministerio de Educación. El crecimiento exponencial de la formación online, del mercado laboral y de la industria del conocimiento, está transformando dramáticamente el concepto que tenemos de formación. Por ejemplo, los “títulos” o “certificados”, en muchos casos limitantes, a veces son más valiosos provenientes de empresas que de formación reglada. La eficiencia de proyectos como Wikipedia o la disponibilidad asequible de e-readers conectados (aunque sólo sea por volumen de compra) hace que nos planteemos el potencial de una nueva educación para un nuevo modelo educativo. Una educación desde las bases (comentaba el uso que mi hija hace ya), más eficiente y barata en muchos casos, que nos permita apuntalar un futuro prometedor para todos y sentar el sustrato para un cambio real a futuro.

Termino ya con el contenido, haciendo una mención al apartado de las Smart Cities, donde se demuestra también por parte de la administración pública la búsqueda de mejoras radicales en la vida de sus ciudadanos, hiperconectados en muchos casos. El informe de IDC que cita la Fundación Telefónica deja claro como también existen esfuerzos, y resultados importantes, a nivel de Ayuntamientos, por implantar la Sociedad de la Información para mejorar la vida de sus ciudadanos.

Por último, y sabiendo que me dejo muchas cosas en el tintero, agradecer también la facilidad de manejo y lectura del Informe. No entra el mismo a valorar la ingente y creciente cantidad y diversidad de Infografías que pueblan el ciberespacio actualmente; pero tangencialmente hace un guiño a este aspecto particular, presentando muchas de las gráficas y datos en un agradable formato, muy al estilo de las más vistas por Internet. Así que con un smile, provocado por la agradable lectura y análisis del Informe de la Sociedad de la Información 2012 de Fundación Telefónica, despedimos este post. Que lo disfruten como yo.

Guillermo de Haro
@GuillermoDeHaro



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *