Mobile Learning o cómo aprender con un teléfono móvil

19 febrero 2013

El vertiginoso desarrollo de la tecnología de la comunicación móvil en las últimas dos décadas ha traído a nuestras manos un aparato de un potencial extraordinario, versátil y camaleónico, que se adapta casi a cualquier necesidad relacionada con la información y la comunicación que podamos tener. ¿Qué implicaciones podría tener todo esto para la educación del siglo XXI? Es un aspecto que analiza nuestro documento Guía Mobile Learning.

El vertiginoso desarrollo de la tecnología de la comunicación móvil en las últimas dos décadas ha traído a nuestras manos un aparato de un potencial extraordinario, versátil y camaleónico, que se adapta casi a cualquier necesidad relacionada con la información y la comunicación que podamos tener. En los móviles actuales, además de la multitud de tecnologías disponibles en forma de aplicaciones,  el uso de sensores como el GPS y el acelerómetro nos sirve para orientarnos y geoposicionar información sobre el territorio, o para informarnos de aspectos relacionados con el lugar en el que nos encontramos. Un amplio espectro de posibilidades…

Podemos buscar información en toda la red o conectarnos a ‘la nube’ para acceder a nuestra información tanto particular como a la de los grupos de trabajo o de ocio con los que compartimos información. Disponemos de blocs de notas, agendas y calendarios sincronizados con los de nuestros equipos, lo que nos permite estar bien organizados y conectados. Tenemos rápido acceso a las redes sociales con las que podemos interactuar en cualquier momento. Podemos hacer uso de múltiples aplicaciones para realizar fotografías y conseguir efectos muy particulares, con toda suerte de filtros y, de la misma manera, Apps para grabar video y archivos de sonido. ¿Qué implicaciones podría tener todo esto para la educación del siglo XXI? Es un aspecto que analiza nuestro documento Guía Mobile Learning que os podéis descargar desde Curalia.

El Mobile Learning o “Aprendizaje basado en el uso de dispositivos móviles” es considerado, según el Informe Horizon  ib 2012, como una de las tecnologías emergentes que van a tener un impacto importante en educación en el presente año.

Una de las enormes ventajas del Mobile Learning es que hace posible que el aprendizaje salga fuera de las aulas, que tenga lugar en cualquier parte y en cualquier momento. El estudiante se convierte en proactivo y ahora crea, publica y comparte su propio conocimiento a la vez que se beneficia de conocimiento creado por otros, generando así y contribuyendo a mantener procesos cíclicos que no tienen fin y que son actualizados constantemente, lo que enriquece enormemente la experiencia de aprender.

En función del grado de apoyo de los proyectos de telefonía móvil a la labor del profesor o a la del alumno, podemos identificar los siguientes niveles:

Nivel 1: El teléfono móvil es utilizado por el docente como apoyo a la impartición de sus clases a través de material complementario: lecturas, ejercitaciones, vídeos, podcasts…

Nivel 2: El alumno aprende a través de la ejercitación con aplicaciones multimedia que le permiten profundizar y contrastar su  nivel de conocimientos sobre unos contenidos determinados.

Nivel 3: El alumno participa en el diseño y desarrollo de un proyecto y utiliza una gran variedad de herramientas TIC o Apps para la creación, publicación y divulgación a través de redes.

Nivel 4: El alumno explora herramientas para el trabajo en grupo dentro del aula: Dropbox, calendarios y Google Docs para compartir y trabajar de forma colaborativa;  Eduloc, códigos QR y Realidad Aumentada para la geolocalización tanto en interiores como exteriores.

Nivel 5: Los alumnos trabajan en red con compañeros y compañeras de otras escuelas utilizando tecnologías móviles y redes sociales.

Nivel 6: Los alumnos utilizan el teléfono móvil para aprender de manera informal en cualquier lugar y cualquier momento. No sólo en la escuela.

Teniendo en cuenta que ya prácticamente el número de teléfonos móviles conectados sobrepasa a la población mundial, parece que el uso de las posibilidades de estos dispositivos es una baza importante para mejorar la educación.

1 comentario

  • La herramienta más cercana para los jóvenes es su smartphone, que es en realidad un computador de mano con unas inmensas posibilidades educativas. Los próximos diez años marcarán una tendencia en cuanto a mobile learning se refiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *